Mi nombre es Darío Podestá, soy biólogo y fotógrafo de vida silvestre de Argentina. Actualmente soy presidente de AFONA, Asociación de Fotógrafos de Naturaleza de Argentina. Comencé en esta actividad hace más de 20 años mientras cursaba mis estudios universitarios. Al principio lo hacía mayormente como una manera de documentar especies, comportamientos o ambientes, más adelante esto se transformó en una pasión, una forma de vida y en una manera de expresión artística. Hoy en día mi principal motivación respecto de mi trabajo tiene que ver con la conservación de la naturaleza y con la búsqueda constante de nuevas formas de mostrar el mundo natural para sensibilizar a las personas acerca de la necesidad de su cuidado.

Dario Podesta

Hago fotografía de naturaleza en general pero me especializo en fauna silvestre, mayormente del extremo sur de Sudamérica. Desde pequeño me atrajo la vida al aire libre y la observación de la fauna y la flora. Durante mi formación como biólogo participé de numerosos viajes de campo y fue allí donde esta pasión se incrementó. Nací en el noroeste de la Patagonia Argentina, cerca de la Cordillera de Los Andes y actualmente vivo en el este de dicha región, ahora sobre la costa marina. Por ello mi principal interés está puesto en la fauna del extremo sur del continente, principalmente de la Patagonia.


Actualmente tengo dos cámaras, Canon EOS 1DX y Canon EOS 5D Mark III. Si bien la calidad final de la imagen es muy buena en ambas, para la fotografía de acción y en condiciones más extremas de clima opto por la 1D, por ser muy robusta, sellada y con gran duración de las baterías. Además resulta muy rápida en el enfoque y su ráfaga de 12 fps. es muy útil a la hora de la acción.

Mientras que al momento de hacer paisajes, macro fotografía o usar disparo remoto, cuando dejo la cámara cerca de un escondite o madriguera, por ejemplo, prefiero la 5D. Esto es debido a su menor peso y tamaño, principalmente. En algunas ocasiones, cuando recorro el terreno sin un objetivo fotográfico específico en mente, suelo llevar ambas cámaras preparadas con distintas ópticas. Por ejemplo la 1DX con un lente zoom largo y la 5D con un angular o un lente macro.


Los objetivos que tengo son:

Para salidas donde no tengo definido a priori que tipo de fotos voy a hacer o no sé muy bien con que me voy a encontrar, suelo utilizar el 100-400mm, a veces con el teleconverter 1.4X para tener mayor alcance. También elijo este zoom tan versátil para viajes largos donde es complicado cargar mucho peso. En cambio en situaciones más predecibles y donde no me voy a mover demasiado, opto por el 500mm que brinda un superior calidad de imagen y mejor desenfoques y bokeh. Igualmente suelo usar esta óptica cuando trabajo desde el hidrohide.

Los angulares los utilizo para hacer algunos paisajes y cuando tengo la posibilidad de retratar fauna desde muy corta distancia. Ya sea cámara en mano o con el uso de disparador remoto. Es una opción que me gusta mucho pero no siempre está disponible debido a la dificultad propia de acercarse tanto a la mayoría de los animales silvestres.

El macro de 150mm lo utilizo para algunos retratos de fauna o para pequeños animales, plantas o texturas que me resulten atractivas. Opté por éste macro de focal larga ya que resulta más apto para animales en libertad por no ser necesario acercarse tanto a riesgo de espantarlos. También resulta útil para detalles de animales peligrosos como arácnidos o serpientes.

Si bien ya no lo tengo, hasta hace poco tiempo utilicé el 70-200mm para fotografiar desde una embarcación, por ejemplo ballenas y delfines. También es muy útil para colonias reproductivas de animales tales como pingüinos u otras aves y mamíferos marinos. Al usar la nueva versión del 100-400mm de Canon descubrí que tiene una calidad muy buena y decidí desprenderme del 70-200, focal que prácticamente está cubierta con el otro zoom.

En general uso mochilas para el terreno, tengo varias Lowepro de diferentes tamaños y una Tamrac Expedition 9x que me permite cargar el 500 mm con el cuerpo de la cámara colocado y el parasol invertido, además de otro cuerpo y un par de lentes. Tengo un antiguo trípode Manfrotto de aluminio, muy fuerte y estable y un monopié de igual marca y características que ya prácticamente no uso. Y algunos cabezales.

Suelo llevar un filtro polarizador y algunos filtros degradados de distinta graduación. Si bien uso poco el flash en el terreno, tengo algunos Canon y Yongnuo que utilizo para algunas fotos ocasionales o para fauna en condiciones controladas. Esto último más bien en relación a mis tareas como biólogo.

También cuento con una barrera infrarroja que aún no me he hecho el tiempo de usar. Siempre cargo además unos prismáticos cuando salgo al campo. Además dos baterías extra por cámara y varias tarjetas de memoria CF Sandisk.

WEB: www.dariopodesta.com
Instagram: @dario_podesta_photography
Facebook: www.facebook.com/podestafoto/