Desde que me estrenara con siete años en el mundo de la fotografía de naturaleza, actualmente con 23 años, he acumulado al otro lado del visor cientos de especies, paisajes e historias centradas, principalmente, en la fotografía de aves, si bien nunca dejo pasar la oportunidad de retratar cualquier especie animal que se cruce delante de mis ojos y de mi cámara.

A través de mis imágenes trato de mostrar y destacar la importancia de aquellas especies que viven en nuestro entorno más cercano, como una vía de conocimiento y puesta en valor de los espacios naturales que nos rodean.


Mis inicios en este mundo de la fotografía de naturaleza hay que buscarlo, primero, en la afición que mi padre ha cultivado toda la vida por el arte de la fotografía, hecho que ha marcado que en casa siempre se respirase esa pasión. De mi padre adquirí, de hecho, los primeros y más necesarios conocimientos de fotografía.

Más tarde, el seguimiento exhaustivo de la labor, técnicas y trabajo de otros reconocidos fotógrafos de naturaleza me han ayudado a aumentar mis conocimientos. Las horas pasadas frente al visor han hecho el resto.

A medida que he ido creciendo, he ido perfeccionando mi técnica, hasta el punto de dejar de lado la fotografía más documental para perseguir el objetivo de darle a cada imagen un hecho distintivo, ese “algo” que pueda marcar la diferencia entre lo que supone una imagen atractiva y otra realmente impactante.

Dentro de la amplia gama de posibilidades que nos ofrece la fotografía, ya desde muy pequeño la naturaleza ha sido como mi segunda casa.

Cada ser vivo me llamaba la atención, desde una planta, al mas pequeño de los insectos, sin olvidarnos de los mamíferos y los paisajes naturales que tenemos a nuestro alrededor, cada vez mas humanizados y menos salvajes.

Por ello, la fotografía de naturaleza siempre ha sido la que realmente mas me ha gustado y a la que he dedicado mayor tiempo y entusiasmo, aunque no por ello he dejado de experimentar otras modalidades como el retrato.

Dentro de la fotografía de naturaleza sin duda las aves, mamíferos y reptiles, son las clases animales que más me fascinan y aún con 23 años cada vez que tengo una nueva especie a pocos metros se me acelera el corazón y me tiembla el pulso.

Mi equipo fotográfico

Actualmente mi equipo se compone de un sistema novedoso y sofisticado, y es que los equipos mirrorless, mucho mas electrónicos y de alta tecnología, son lo que sin duda cubrirán las necesidades del fotógrafo en el futuro, dejando atrás la mecánica de los equipos réflex.

En mi caso la marca es Olympus y el equipo que utilizo habitualmente se basa en dos cuerpos. Por un lado la Omd Em1 mark2


y por otro la Omd EM1x. Sin duda dos cámaras que se adecuan perfectamente a mis necesidades, gracias a un sistema de micro 4/3 que me ofrece un factor de multiplicación de x2, duplicando la focal de cada uno de mis objetivos.

En mi mochila se pueden encontrar diversos objetivos con distintas finalidades, dos teleobjetivos, un Zuiko 300mm F4 con sus respectivos multiplicadores de focal 1,4x y 2x con el fin de fotografiar aquellas especies mas desconfiadas y consiguiendo una gran profundidad de campo, obteniendo imágenes limpias y de calidad. Un Zuiko 40-150mm f2.8, un teleobjetivo con mayor versatilidad y con menor focal, pudiendo realizar fotografías con menor profundidad de campo y en las que se muestre al animal en su entorno.

Para retratar aquellos animales, detalles o plantas de un tamaño notablemente inferior utilizo un objetivo macro de 60mm f2.8, con una gran profundidad de campo, dándome imágenes mas artísticas.

Menos utilizados, pero no olvidados, dos angulares, un 12-40mm f2.8 y un 7-14mm f2.8, que cuentan con una distancia mínima de enfoque muy reducida, con lo que puedo realizar macro-angulares sin ninguna dificultad, así como realizar fotografías de paisaje.

Respecto a la mochila, utilizo la propia de la marca, que está perfectamente equipada para el almacenaje de todo un equipo completo y con diferentes compartimentos donde guardar otros elementos como tarjetas de memoria, cargadores, baterías. Incluye enganches con los que sujetar el trípode, así como diferentes bolsillos donde guardar la documentación necesaria para poder ir de viaje. Además de que cumple con las medidas permitidas para ser transportada en cabina.

Gracias a la gran estabilización de imagen con la que cuentan mis dos cámaras combinada con la que traen la mayoría de los objetivos el trípode es un elemento que ha pasado a segundo plano y que en la mayoría de las salidas se queda en casa.

En cuanto a accesorios, todos aquellos que nos permitan camuflarnos y pasar desapercibidos a los ojos de los animales salvajes serán bienvenidos, destacando los hides o tiendas de campaña de camuflaje de diferentes formatos, redes y telas de camuflaje, así como cartulinas o elementos con los que conseguir que nuestras imágenes adquieran un aspecto mas artístico.

Web y redes sociales

Instagram de naturaleza: @egoitzicaza_worldinphotography
Instagram de retrato: @egoitzicaza_photography
Web: naturfotoegoitzikaza