Mi nombre es Gabriel Morón, soy un fotógrafo de Madrid y tengo 23 años. Empecé con la fotografía un poco por casualidad. Es verdad que a mi padre siempre le gustó mucho hacer fotos. Desde pequeño en todos los viajes no faltaba una cámara, pero nunca era de mi interés.

Esto cambió cuando crecí. A finales de 2014, cuando tenía 17 años, mi prima se casó con un fotógrafo australiano. Montaron una boda increíble en la Toscana, en Italia. Fuimos toda la familia durante una semana entera, y fue ahí donde vi como él hacía fotos con su nueva Leica que le habían regalado por la boda. Este fotógrafo era Mick Habgood, un fotógrafo de bodas que se mudó a Bilbao por mi prima.


A raíz de ese viaje cada vez me interesé más por la fotografía. Empecé a obsesionarme con la fotografía de calle, a estudiarme todos los libros de fotos de los
grandes maestros, y creo que vi todos los vídeos que encontré en YouTube para aprender. En abril de 2015, Mick me regaló mi primera cámara réflex por mi 18
cumpleaños, una antigua Canon 450D que tenía él, junto con un 50mm f1.8.
Después de esto, y con mucha práctica, fui mejorando y subiendo mis fotos a Instagram. Fui aprendiendo poco a poco, e iba a todos mis viajes y planes con mi
cámara encima. Mi pasión y hobby era la fotografía documental, viajes, street photography, etc.

A medida que iba mejorando, Mick empezó a llamarme para hacer de segundo fotógrafo en algunas bodas con él, y así conseguí aprender más y más.
Por otro lado, gracias a algunas oportunidades de amigos que tenían pequeñas marcas de ropa fui haciendo más fotos en Instagram, hasta que desde una marca llamada Eme Brand me pidieron que hiciera algunas fotos para ellos. Lo mejor es que apostaron por mí y mi cámara, y contaron conmigo desde el principio para todo lo que involucrara la fotografía.

GabrielMoron

GabrielMoron

A raíz de esto, tanto la marca como mi trabajo fueron creciendo, y yo aprendía al ritmo de las exigencias. De esta forma conseguí poco a poco hacerme un nombre, y más marcas me contactaban para hacer fotos. Fue entonces cuando empecé también a hacer fotografía de moda en estudio.

Ahí entró también Borja del Corral, el dueño del estudio LeCorral donde vamos siempre a trabajar. Gracias a su infinita paciencia y su buena mano, fui aprendiendo poco a poco, y aunque aún estoy lejos de ser experto en este tipo de fotografía, estamos consiguiendo sacar contenido de mucha calidad.

Me cuesta definir exactamente cuál es mi especialidad. Lo que a mi me gusta es hacer fotos, documentar la vida y esto incluye muchas especialidades.
Por mis inicios con Mick, me introduje en el mundo de la fotografía de boda, y a raíz de eso he hecho mucho trabajo documental. Por eso, lo que más disfruto en realidad es documentar la vida, mi vida. Los viajes, las calles, los eventos familiares y otros proyectos personales.

GabrielMoron
GabrielMoron

Por otra parte, por mi evolución profesional con marcas en redes sociales, una de mis especialidades son las sesiones de fotos para marcas de moda. Tanto campañas documentales en la calle, como fotografías con y sin modelo en estudio.

Pero siempre digo que no estoy cerrado a nada, y que lo que realmente me gusta es hacer y editar fotos, documentar lo que me pongan delante y contar mi versión de lo que tengo que fotografiar.

Las dos primeras cámaras con las que me introduje en la fotografía de verdad son una antigua Olympus digital que me regaló mi padre y la Canon 450D que me regalo mi mentor.

Después de eso, la primera cámara que me compré con mi dinero fue una Fujifilm XPro 1, la cual todavía hoy me acompaña en todos mis proyectos personales y en mi día a día. Con esta cámara, ya algo antigua y lenta, es con la que salgo a la calle, o voy a mis viajes. El hecho de que sea algo antigua es lo que me hace frenar un poco, pensar en las fotos que quiero hacer con detenimiento, pensar con antelación y estar preparado. Además, su reducido tamaño en comparación con una réflex profesional y su formato de rangefinder la hace perfecta para pasar desapercibido en la calle y mis viajes.

GabrielMoron

Para mis trabajos profesionales cuento con una Canon 7D Mark II

Esta es mi cámara profesional, no es tan “romántica” como la Fuji, pero cumple su función. Potente, con mucha calidad, todoterreno, el arma perfecta para no fallar en el momento de un trabajo profesional. Sin duda una inversión pensando en la parte puramente de negocio de mi fotografía. Y hasta el día de hoy, no me ha fallado nunca.

Por último, para algunas ocasiones personales me gustar usar una antigua Olympus OM-1 analógica de mi padre, que suelo llevar con un 50mm. Es pequeña y cabe en cualquier mochila o maleta, compro unos cuantos rollos de película en mis viajes y de vez en cuando la intento utilizar, aunque pruebo menos de lo que me gustaría.
Además, tengo aparcados en mis estanterías muchísimos objetivos y cámaras analógica antiguas. Un par de Nikon F2 y F3, una antigua Nikkormat, y muchas lentes con montura Nikon.

Para la Fuji, siempre tengo montado un Fujinon 35mm f1.4. No es el más rápido en enfocar, pero lo conozco a la perfección por todo lo que lo he usado, así que solo es cuestión de adelantarte a la situación y disparar.

GabrielMoron

Para mis trabajos en bodas, estudio, etc., tengo 3 objetivos para mi Canon: Sigma 18-200 (el primero que tuve para Canon) que ahora apenas utilizo; el Sigma 30mm f1.4 de la serie ART, que no puedo recomendar más, es increíble (el mejor Bokeh de todos los objetivos que tengo); y, por último, un Canon 50mm.
Aunque cuando vamos al estudio, Borja siempre tiene a mano un Canon 24-105 f4 de la serie L, el cual acabo usando la mayoría de las veces.

Honestamente, no soy muy fan de ir por ahí con mil objetivos y trastos. Es verdad que, para trabajos profesionales como bodas o fotografía de estudio, si necesito diferente material, y tengo llevar mi mochila, pero me parece un mamotreto y odio cargar con ella. Y como dato curioso, no sólo yo odio esa mochila… a mi novia también le horroriza.

Kit Fotógrafo Gabriel Morón

Tengo una Lowepro Fastpack BP AW II, que por la calidad que tiene y lo conveniente que es tener arriba un compartimento para material no fotográfico, me acompaña más veces de las que me gustaría.
Lo bueno es que con la calidad que tienen los productos de Lowepro, espero no tener que cambiarla nunca. Trípode tengo un pequeño Manfrotto Compact Light para viajes, uno más grande Vanguard MK-4 y un monopod que casi nunca uso de Tristar.

WEB: www.gabrielmoron.com
INSTAGRAM: @gabrielmoronphoto