Siempre fui un niño muy creativo e imaginativo, desde pequeño. Me gustaba inventar historia y escribirlas, o pintarlas. Cogía la cámara de mis padres a escondidas. Con los años, tenía claro que quería dedicarme a algo creativo, aunque no sabía exactamente a qué… Cursé la carrera de Comunicación Audiovisual e hice prácticas en empresas de cine y televisión, y aunque me encantaba todo lo relacionado con esos sectores, siempre tenía la sensación de que en proyectos tan grandes era complicado tener un control real sobre el mismo.

Paralelamente yo había estado montando muchas sesiones con amigos, y disfrutaba muchísimo en esos ambientes de equipos pequeños. Así fue como decidí dedicar toda mi energía en la fotografía, estudiando un posgrado de dos años en Fotografía de Moda.

Mis inicios fueron bastante eclécticos, ya que empecé trabajando en una empresa como retratista, mientras hacía sesiones de moda para revistas en mi tiempo libre. Un tiempo después entré en el mercado del arte, fotografiando los catálogos de galerías de arte y casas de subastas. Desde hace unos años ya me dedico exclusivamente al mundo de la moda, realizando campañas, lookbooks y ecommerce para marcas nacionales e internacionales y disparando editoriales de moda para revistas como Harpers Bazaar, Cosmopolitan, L’Officiel, Vanidad, Neo2, Fucking Young…

Hace poco más de un año dejé mi Canon 5D Mark II para pasarme a la Canon 5D Mark IV, con la que estoy contentísimo. Por otro lado disparo mucho en analógico con mi Rolleicord Vb Tipo 3 «White Face», cámara de los años 70 que me regalaron hace un tiempo y a la que le tengo un especial cariño. Utilizo mi Rolleicord para proyectos artísticos o aquellos a los que le puedo dedicar más mimo y mi cámara digital en aquellos proyectos en los que necesito obtener una cantidad más extensa de fotos finales. 


Tengo tres objetivos fijos Canon,

También tengo un zoom Tamron 24-70mm. Mi objetivo favorito es el 100mm ya que me permite mantener cierta distancia con los motivos a fotografiar, ya sean objetos o modelos; además, odio las deformaciones de los grandes angulares, y la calidad que da este objetivo me parece increíble. El zoom me lo reservo para situaciones en las que tengo poco tiro, o en casos puntuales que quiero exagerar las deformaciones de la imagen; cuando lo uso me gusta exagerar ese efecto.

En cuanto a mochilas, hasta el momento creo que no he encontrado una que encaje al 100% con mis necesidades. Todas las que he tenido hasta el momento han fallado en algún punto: o no eran cómodas, o no eran seguras por abrirse fácilmente, o todo el material acababa amontonándose cuando la llevabas puesta un rato. En cambio he encontrado un trípode del que estoy muy contento, tanto por estabilidad como por altura y utilidades. Es el Manfrotto MK055XPRO3-3W.

WEB: www.javidardo.com
Instagram: @javidardo