Mi nombre es Jorge García Gallardo, aunque la gente me conoce como Jorge Monroe. Este nombre artístico surgió hace casi 10 años, cuando empecé como modelo a los 16.

Tras varios años en el modelaje, me di cuenta de que lo que yo quería contar en la fotografía no se asemejaba a lo que otros fotógrafos hacían conmigo. Me encanta la moda, pero el enfoque emocional y artístico donde poder expresar todo aquello que el mundo no es capaz de ver, me hacía valorar que quizás era hora de ponerme detrás de los objetivos.


No obstante, me descubrí a mí mismo primero como autorretratista antes de empezar con el retrato.
Conseguí así ver mis puntos fuertes y débiles para poder potenciar-me todo aquello que quería para todas aquellas personas que pasara por mis ojos.

Creo que no tengo ninguna especialidad. Mi fotografía es como un suceso de historias que quiero contar. Podría llamarla emocional y artística, sí. Pero dentro de ella me encuentro como autorretratista emocional.
Siempre he sido una persona altamente sensible con todo lo que me rodea, incluso hay veces que cuando hago sesiones de fotos tanto mis modelos y yo nos emocionamos en uno. Lloramos para florecer. Somos, que es lo que importa.

Además, el acoso escolar siempre ha estado muy presente en mi y eso me hizo más fuerte para seguir contando mi vida a través de las personas que retrato e incluso conmigo mismo. Cuando estoy mal, cojo la cámara y me veo. Y créeme que me siento mucho mejor que hablando con otra persona.

Por ello, la fotografía emocional llegó para quedarse. Para ser en mi vida algo más que tocar un botón y disfrutar con Photoshop. Hay ambientaciones que llegan a cargar mi estudio de energías brillantes, de momentos que recuerdo con mucha fuerza.

Para mí la fotografía es el arte de verse con los ojos.
A través del ‘’hasta luego’’ cuando mi madre se marchó para no volver, descubrí que podía dedicarle todas mis obras a ella. Siempre está presente. Las flores, los rojos, las miradas… Es ella mi fotografía.

Lo que más me gusta de mi trabajo es encontrar el momento exacto donde hago ‘’clic’’ con mi pequeña 70D. Donde busco el empoderamiento de la mujer, las emociones masculinas, la feminidad del género y la verdad de la mirada.

Actualmente, tengo dos cámaras que son como mis pequeñas hijas. La Canon 70D con la cual disfruto mucho llevándomela conmigo a todas partes. Me gusta la manera que tiene en ayudarme a ver el mundo.
La pequeña, es la Fujifilm T-100 que la gané en el concurso «MI UNIVERSO» con uno de mis autorretratos. (Fui feliz ese día)

Los objetivos que utilizo

Tengo el 18-55mm de Canon, el que todo el mundo odia y a mi realmente me encanta. Con él hago casi todos mis autorretratos, ya que me permite muchísimo abrir campos y colocar todo lo que pueda en la imagen o en la historia que cuento.

También me acompaña el 50mm 1.8 de Canon que, siendo sincero, es uno de mis favoritos.

Y por último, el 15-45 de Fujifilm que me permite mucho apostar por visiones más amplias y lanzarme a la piscina con todo lo que quiero contar.

Realmente, todos los utilizo para contar. Los retratos son parte de mi vida y utilizo todo aquello que se sale de lo normal.

El 18-55 me ha salvado de muchas cosas, he incluso lo he utilizado en bodas. Por lo tanto, creo que nunca dejaré de utilizarlo. Al fin y al cabo, no depende del equipo que tengas (que, si es bueno, se nota más, sí…), sino realmente de cuánto estás dispuesto a llegar con lo poco que tienes.

Como mochila utilizo una mochila normal, del Primark de mi querido «Harry Potter» ya que me resulta más cómoda para poder llevar las cosas. Al fin y al cabo, siempre que voy a exteriores solo llevo mis cámaras y un reflector enorme de Neewer. Aunque lo use poco, me resulta muy útil hasta dentro de mi estudio.

Mi trípode es de marca Amazon, normalito y básico para poner la cámara y realmente me va muy bien para mis autorretratos.
También tengo el mando de Canon para utilizarlo cuando me retrato.

En mi estudio utilizo Flashes Neewer y me encanta la luz que transmite. En un futuro quiero hacerme con un profoto. Además, si es cierto que siempre que llevo la mochila para mis sesiones me acompaña una maleta llena de vestidos y atrezzo para exterior.
Mis flores nunca faltan.

Web y redes sociales

Instagram: @jorgemonroephoto
Facebook: Jorge Monroe Photography