Mi nombre es Jorge Redondo, aunque desde antes de empezar a caminar por este mundillo ya elegí mi nombre artístico como Jeostramp, resido actualmente en Madrid, España y hasta los 18 años mi vida estaba enfocada únicamente en la universidad, en concreto en una carrera de ingeniería. Pero tanto mi padre como mi tío siempre habían sido unos adictos a la fotografía analógica, así que desde siempre estuve interesado en ello. A mis 16 años me regalaron mi primera cámara analógica, una Pentax que ya no tengo conmigo.

Desde entonces casi todas las semanas gastaba carretes que al revelar salían fotos o blancas o negras, así que me “piqué” para saber qué estaba fallando y ahí comenzó mi amor por la fotografía. Más adelante con 18 años me compré mi primera réflex, una Canon Eos 70D, y empecé a hacer fotos de paisaje ya que no tenía ni idea de nada, pero con el tiempo mis amigos empezaron a pedirme que les hiciera fotos y es ahí donde vi que lo que me llamaba la atención era capturar emociones de personas y no tanto los paisajes, así que empecé con la fotografía de retrato como todos lo hemos hecho, pidiendo por favor a nuestros amigos que gastasen su tiempo con nosotros.


Jorge Redondo

Y después de muchos intentos y fallos llegó el momento de dar el salto y empezar a contactar con modelos profesionales y agencias. Al principio todo eran noes y largas, pero solo necesitas una primera oportunidad para demostrar lo que vales y conseguir un mínimo portfolio que enseñar. Y desde ese día hasta hoy no he hecho más que ir mejorando mis errores y aprendiendo de los mejores con el fin de estar cada vez más cerca de una meta que todavía no se muy bien cual es 😉

Mi especialidad es la fotografía de retrato. Digamos que llegué a especializarme rápido porque desde el principio tenía en mente a dónde quería llegar, aunque a día de hoy quiero llegar más lejos, nunca veo un final a este camino. Desde antes de empezar a hacer retratos yo tenía un referente de Canadá que seguía desde hace tiempo, y por el cual me metí de lleno a los retratos. Él es Jesse Herzog, un fotógrafo el cual os recomiendo, su estilo único marcó mis pasos desde el principio y mi meta en aquel entonces era descubrir cómo podría llegar a hacer trabajos así, así que mi motivación diaria era esa. Tengo una foto horrible, ¿Qué puedo hacer para llegar ahí? Y ahí se llega a base de prueba y error diaria, no hay caminos fáciles de atajos!

Tengo dos equipos actualmente, el digital y el analógico.

Equipo Digital:

Sobre la cámara decir que es muy antigua y que no te puedes fiar mucho del enfoque automático, es bastante horrible, así que desde hace años suelo disparar en enfoque manual. Pero sirve para mi fotografía, aguanta el ISO relativamente bien, lo que es estupendo para la fotografía de retrato en interiores con luz natural. Sobre el sigma, es mi bebé, el mejor objetivo que he tenido, super nítido y fiable, un must have, realizo el 85% de mis trabajos con él. En cuanto al canon, el enfoque también deja que desear, no suelo bajar de 2.8 y lo uso cuando quiero ese plus de cercanía a un rostro para plasmar mejor sus detalles.

Equipo Analógico:

Este equipo lo adquirí en Alemania, concretamente en Dresden, cuna de Praktica y Carl Zeiss, por lo que compré todo este equipo por menos de la mitad de los que te costaría en España, estoy super contento con él, la cámara está en perfectas condiciones y los objetivos son unas joyas, en especial el Carl Zeiss 35mm que es muy nítido y el Pentacon 29mm que da un tono verdoso a la vez que magenta fascinante. Suelo usar éste equipo como complemento del digital y siempre saco un par de fotos con él de cada sesión, es una especie de recuerdo que podrás tocar una vez reveles el carrete, el cual siempre suele ser el Kodak Portra 400.

Mi mochila fotográfica no es en sí fotográfica, uso una The North Face Borealis con un separador fotográfico. Suelo viajar mucho y suelo hacerlo muy ligero y esta mochila es lo más cómodo que he probado hasta ahora para largas distancias donde tienes que llevar tu equipo de fotos además de ropa para unos días y algo de comida, además te da una media hora de impermeabilidad ante una lluvia repentina, y también llevo una funda para lluvias más fuertes, así que en ese aspecto también es perfecta.La mochila tiene garantía de por vida, usa materiales muy resistentes y no deberías preocuparte por que se rompa, la mía lleva trotando cinco años y está como el primer día, y eso que la he dado buenas palizas!.

Jorge Redondo

En cuanto al trípode uso un Vanguard Espod CX 234AGH, es perfecto para mí, es resistente, ligero, transportable en una mochila y de una marca y materiales fiables que te garantiza que no debería fallarte, y no lo ha hecho.

Jorge Redondo

Como ordenador uso un MacBook Pro de 13, me parece la mejor opción si estas en constante movimiento y no tienes un sitio fijo de trabajo.

Web: www.jeostramp.com
Instagram: @jeostramp