Soy Josema Martín y soy un enamorado total y hasta las trancas de la fotografía. Se podría decir que la fotografía siempre me ha llamado la atención, aunque entré en contacto de una manera más seria bastante tarde, concretamente en el año 2012, cuando me compré un kit de la famosa Nikon D7000.

Empezó como a cualquiera que le gusta viajar y quiere tomar las mejores fotos posibles, siempre de manera autodidacta y dando pasos hacia delante; los primeros años de manera algo tímida. En 2015 fue cuando me compré una de las joyas de la tecnología fotográfica, la Nikon D800. Justo ahí empezó la locura máxima, hasta convertirse totalmente en una obsesión.

Los medios, los típicos, muchos libros, muchos videos, y sobre todo una búsqueda interior y honesta de hacer lo que realmente me gusta e huir de modas, prejuicios y demás pensamientos que creo que no suman en mi evolución como fotógrafo y de si mi trabajo gusta o no, lo importante es que yo sienta que lo hago desde el corazón, al fin y al cabo yo me considero un artista, así es como lo vivo y lo siento.

A día de hoy hago mucha foto de calle, algo de foto deportiva y sobre todo la que es mi especialidad, la fotografía de paisaje. Paisajes marinos, bosques, montaña, naturaleza en general, ciudades, aereas, todo lo que me llame la atención. Ahí estoy yo para dar mi visión de nuestro planeta tierra. Pues me encanta viajar y fruto de esta pasión unida a mi deseo de mejorar en cada momento, y de las sensaciones
que me produce estar delante de un paisaje que me llena de emoción, inspiración, felicidad, melancolía…

Son tantas las sensaciones que se unen a veces que cualquiera que haya avanzado de manera seria en esto, se sentiría muy reflejado en lo que os estoy contando. En pocas palabras, mi especialización en el paisaje se podría decir que viene del amor, simple y llanamente.

Actualmente y después de un proceso de años de ntentar mejorar equipo, dispongo de una Nikon D850, de la cual no puedo decir más que maravillas, y para fotos de paisajes en la que necesitas muchas de las bondades que ofrece como la buena gestión que hace del ruido, el rango dinámico tan impresionante que te ofrece, y en general la calidad de imagen tan espectacular, para mi es una cámara de 10.

También dispongo de una Nikon Z6, como segundo cuerpo e intentando preparar el paso a mirrorless que está proponiendo la marca. De ahí que me hiciera con una, y claro, estamos ante otro monstruo de la tecnología muy similar a la Nikon D750, pero en formato sin espejo, con prestaciones muy similares a mi principal cuerpo.

En el momento que pruebas caviar en este mundo, es complicado querer menos. Y con esto no digo que la cámara haga al fotógrafo, ni mucho menos, porque la clave en esto, para mi, es composición, ojo personal, exposición de la toma y edición, esas son las auténticas claves en mayor o menor medida.

Pero también es cierto que cuando quieres la mejor calidad de imagen posible tienes que ir al mejor equipo posible, a parte de otras características de este tipo de cámaras, como el motor de enfoque, la capacidad de personalización de ajustes y ayudas que suelen traer, al final es esto lo que pagas.

También hace un par de años me hice con un dron DJI Mavic Pro. El cambio de perspectiva y la casi infinita posibilidad que se te abre a nivel compositivo es uno de los avances más importantes que actualmente estamos viviendo. Lo único que queda pendiente por mejorar un poco, es que se mejore la calidad general de imagen, que sin ser mala ni mucho menos, no es comparable a los equipos tradicionales como réflex o mirrorless.

Como paisajista lo que más utilizo es el gran angular: Nikkor 14-24mm 2.8 y el tele medio: Nikkor 24-70mm 2.8, aunque también tengo un teleobjetivo: Nikkor 70-200mm 2.8


Normalmente el angular yo lo utilizo para escenas dónde tienes la posibilidad de acercarte mucho, y digo mucho porque estos objetivos hay que saber utilizarlos, ya que lo que está lejos, aparece mucho más lejos; a parte de si quieres también tener muchos elementos encuadrados en la escena.

Para solventar el handicap que tienes cuando hay elementos que quedan muy lejos, está el tele medio. Normalmente en paisajes de montañas donde no quieres tener un primer plano de manera importante, este objetivo es muy útil y si se hace la toma en una distancia por encima de 50mm apróximadamente, la distorsión es mínima.

También es súper útil para hacer panorámicas; sin duda es el objetivo más versátil que puedas tener y si solo tuviera la oportunidad de tener uno, sería este.

El teleobjetivo, a parte de foto deportiva que también hago, en paisajes, es bastante divertido intentar salirte de la zona de confort de los angulares y los versátiles, intentando hacer cosas distintas como centrarse en detalles de la naturaleza, temas más abstractos o sacar los picos de montañas que están muy lejanos.

Al igual que los teles medios, la distorsión es mucho menor que los angulares y muy útiles para hacer panorámicas sin tener que solventar este problema en la edición.

Para foto de calle tengo un par de objetivos, un antiguo Nikkor 50mm 1.8D con el que enfoco manual y con el que me divierto muchísimo. Para hacer esto hay que estar muy loco y dejar fuera todos los prejuicios y ayudas de automatismos, pero la verdad es que es fotografía en esencia pura.

También tengo un Nikkor Z 85 1.8S que es un auténtico regalo de la tecnología, con una calidad de imagen exquisita.

Otro indispensable para mi son los filtros, yo utilizo el sistema Nisi S5, que tiene adaptadores para objetivos de diámetro bastante grande, como es el caso de mi angular. La verdad que es muy aparatoso y hay que manejarlo con bastante cuidado, pero es cuestión de acostumbrarse porque la calidad de estos cristales es abrumadora desde el polarizador, filtros de densidad neutra,etc.

Para guardar todo esto o gran parte de ello, tengo una mochila Lowepro Flipside Trek BP 350 AW, en la que puedo guardar un cuerpo y los 3 objetivos principales sin problemas, además de alguna cosilla como comida, agua, filtros…

El trípode y la rótula es algo muy importante para los que hacemos paisajes. Yo tengo un Benro Mach3 de Carbono y la rótula Sirui K-10. Hacen una pareja excepcional y aguanta sin problemas cualquier combinación de peso del equipo.

Además, una correa de la marca Peak Design, con un sistema muy novedoso para quitar muy rápido la correa o cambiarla para usar en otra cámara. Y no solo esto, la calidad del material es indiscutible y muy útil.

Por último, quería dejar claro que esto es una simple opinión personal basada en mi experiencia y que a día de hoy no estoy esponsorizado por ninguna marca.

Web y redes sociales:

Web: josemaphotography.com
Instagram: @josemartinespinar
1X: josemaphotography
500px: josemaitis
Facebook: josemaphotography/