Mi inicio en la fotografía es bastante inusual al resto, curse empresariales y trabajé de ello hasta el año pasado. Ese camino no me hacía feliz, y fue entonces cuando decidí convertir mi mayor pasión, la fotografía, en mi medio de vida.

La fotografía estuvo presente desde los 18 años, cuando compré mi primera cámara kit, una Nikon D3100. Utilizaba la cámara meramente como una herramienta social, haciendo fotos con amigos o en viajes. 


El punto de inflexión creo que comenzó en Nueva York. Me mudé allí durante un año, y conocí a bastantes fotógrafos, y asistí a varias quedadas fotográficas. Lo curioso es que no tomaba el rol de fotógrafa, sino como modelo o espectadora. Pero en cambio fue allí cuando decidí comprarme una Nikon D5300, con la idea de seguir practicando.

Supongo que las ganas estaban presentes, pero la confianza para dar el paso todavía no. Cuando volví, empecé a sacar más fotos y practicaba con mis amigos. Esta vez las sesiones estaban más pensadas, en cuanto a localización y prendas.

Mi manera de hacerlas era; sacarles fotos y dejarles los parámetros listos. Luego les mostraba, y les pedía que replicarán el encuadre conmigo. Es por eso que en mi cuenta de Instagram si deslizas lo suficiente, veras que en mis primeras fotos aparezco yo.

Un año después mi confianza creció. Me atreví a escribir a modelos y maquilladoras, y para mi tercera sesión ya trabajaba con un equipo de estilista, maquilladora, peluquería y dos modelos profesionales.

Desde entonces no he parado de hacer sesiones propias y de formarme de manera online o a través de workshops. Paralelamente, también he ido construyendo mi propio negocio, trabajando con marcas, y de cara al público con sesiones.

Mi especialidad es la moda, y la manera en la que llegué a ella es puramente natural. Supongo que se debe a que mi mayor impulso en la fotografía es la pasión, y la moda también es una de ellas. Considero que un estilismo acorde añade valor a mis fotos, y crea una estética más elevada, a la cual le acompaña el trabajo de maquillaje y peluquería, y en todas ellas me gusta formar parte en la toma de decisión.


Mi cámara actual es una Nikon D750, y los objetivos que uso son el Nikon 24-70mm 2.8 y el Nikon 50mm 1.4. Mi objetivo al que siempre recurro es el 24-70mm, ya que me aporta versatilidad y agilidad. No me gusta trabajar con objetivos fijos, ya que prefiero no perder el ritmo de la sesión cambiando de objetivos. Es por eso que pese a que el 50mm me ha estado acompañando hasta ahora, a la hora de realizar retratos lo he dejado atrás.

También he empezado a adentrarme en el mundo analógico, y a sacar con la cámara antigua de mi familia, una Olympus Trip 35mm, de la cual estoy deseando terminar carrete y ver el resultado.

Recientemente he cambiado de trípode a uno que soporta el peso de mi equipo, y así darme ángulos cenitales y verticales: K&F Concept Trípode Profesional TM2534T.

En mis fotos me gusta trabajar con diferentes herramientas que me ayuden a manejar mejor la luz, ya sea a través de un flash o reflectores. Utilizo el flash Neewer NW562N y una Mochila Neewer.

Web y redes sociales

Instagram: @leire.cavia
WEB: www.erielaivac.com