Compré mi primera cámara en Australia el 2010 partiendo un viaje por Asia de 5 meses, miré videos en YouTube, leí un par de artículos y le pedí consejos a algunos fotógrafos que conocí durante el viaje. El 2014 imprimí un libro independiente de ese viaje. A mi vuelta a Chile comencé trabajando con revista y editoriales, y desde el 2015 viajé cada año a fotografiar bodas a Europa, hasta hoy. Los últimos años me formé como fotógrafo documental y hace dos años tomé la línea autoral, dándole un tinte más subjetivo a mi trabajo. Por esa ruta transito actualmente. 

Trabajo hace 8 años como fotógrafos de matrimonios, inicié conformando un equipo de colegas y hace 3 años que trabajo principalmente solo, siempre convocando colegas cuando es necesario. He sido riguroso en investigar las habilidades necesarias, he desarrollado herramientas para generar buenos vínculos y he avanzado a pasos cortos, con paciencia. Como fotógrafo documental me he formado a través de workshops con gente reconocida y participación en distintos festivales, donde han acogido mi creatividad.

Mi equipo fotográfico actual

Hoy tengo dos Nikon, D750 y D810, las que uso principalmente para matrimonios, pero la que se roba mi corazón es mi Fujifilm XT2. Hace unos dos años descubrí que para mi proceso creativo necesito una herramientas más sencilla, liviana, sobria, silenciosa, y con prestaciones que me permitan usar sus pantallas para fotografiar. Esto depende de cómo me gusta trabajar por supuesto. Me gusta cargar mi cámara conmigo cuando salgo, entonces necesito algo compacto.

Me gusta pasar desapercibido muchas veces, mi Fuji no emite ningún sonido con su obturador electrónico y algunos fotografiados piensan que es analógica o de juguete cuando la uso con el 27mm que es del tamaño de una tapa de un lente Nikon. Las pantallas me permiten «jugar» al sacar fotos, casi no mirar al sacarlas, ver tal como la foto saldrá al terminar, busco incluir el azar en mi proceso, me interesa yo mismo sorprenderme en el proceso de tomar fotos. Si se trata de nitidez, resolución, gama tonal, acá ganaría la Nikon D810. Pero como verán en mis fotos, mi trabajo no requiere eso. Me gusta que el proceso mismo de sacar la foto sea más simple. Esto le da más espacio al mirar, al pensar, al observar antes de sacar una foto. Mi bolso de cámara es un poco mas grande que mi cuaderno de notas, siempre soñé con eso.


Me gusta estar cerca de mis sujetos, y cuando se trata de paisajes o espacios, me interesa que tengan un look «natural» en términos de geometría. Entonces uso principalmente el 27mm F2.8 de Fuji. Cuando quedo corto de espacio uso el 18mm F2. Así de simple.

Tengo un bolso Peak Design muy compacto que protege contra salpicaduras de agua, puede llevarse al hombro o la cintura. Tengo un pesado trípode Benro que últimamente he usado como estabilizador para video, pero para foto casi no lo uso. Llevo conmigo un filtro ND para video en pleno día. A viajes llevo un par de discos sólidos SanDisk de 2T que resisten el agua, una gran solución para almacenar archivos en viaje. 

Web: www.nicolasamaro.com
Instagram: @nicolas.amaro