Me llamo Pedro Carranza Rubio y comencé a jugar con la fotografía hace unos 20 años.Tras haber tenido alguna compacta de carrete me hice con mi primera reflex, una canon 500n. Al poco tiempo me había montado un laboratorio de revelado de BN en mi habitación donde descubrí que la fotografía no acaba cuando haces click.

Mi estilo de referencia siempre han sido los clásicos que capturaban escenas de lo que tenían a su alrededor (Cartier-Bresson, Walker Evans, Dorothea Lange…) y durante mucho tiempo mis fotos intentaban eso mismo, largos paseos con la camara al hombro robando momentos.


Con el tiempo me fuí adaptando al digital, fuí combinándola con la música (otra de mis pasiones) haciendo fotografía de conciertos e imagen para grupos, despertando mi curiosidad por el retrato y a jugar con luz artificial.

Hace unos 3 años decidí que la fotografía dejara de ser una pasión y aposté porque fuera un modo de vida.
Personalizo al máximo tanto mis sesiones como mis cursos y talleres, dejando siempre un margen muy amplio a la improvisación para no perder la frescura del momento.

Me considero un fotógrafo de retrato, curioso e improvisador que intenta ver mas allá de lo que se ve a simple vista. Trabajo tanto con luz natural como artificial y siempre intento que la luz sea una parte esencial de mis fotografías, jugando con ella, adaptandome a ella o haciendo que se adapte a mi.

Uso una Canon 6D y en general estoy contento con ella. Cuando la compré tenía en mente las necesidades de la fotografía de conciertos y su capacidad de hacer buena fotos con poca luz fue decisivo. Es una cámara todo terreno y se adapta muy bien a mi, con el tiempo lo único que echo en falta a veces es una mejora en el enfoque fuera del área central (que es excelente), disparo mucho a aperturas grandes y a veces se queda corta.

Mi objetivo principal es un Sigma 50mm 1.4 Art. Siempre va soldado a mi 6D me encanta ver a traves de un 50mm. Tambien tengo el Sigma 35mm 1.4 Art que uso a veces en espacios más pequeños o para jugar con las perspectivas.

Mis Canon 100mm 2.0 y Canon 85mm 1.8 USM siempre están a mano. Me parecen unos objetivos excelentes con una definición brutal para su precio. En estudio son mis principales en la mayoría de sesiones. El Canon 15mm ojo de pez para hacer marcianadas en los conciertos en salas pequeñas.

Mi mochila es una GEAR Usa, creo que es perfecta. Cuando se me muera si es posible repetiré con otra igual. Tengo un tripode K&F para alguna foto de producto y cosas puntuales. Llevo siempre un Flash Godox y el disparador remoto en la mochila como relleno, para alguna ocasión. En el estudio tengo flashes Godox y un montón de modificadores para jugar.

Instagram: @pcarranza_photography