Mi nombre es Stephanie Vargas y soy una costarricense que vive en Japón desde hace 5 años. La fotografía siempre ha estado presente, desde crecer y ver a mi mamá con su cámara y como resultado álbumes de retratos interminables hasta reencontrarme con una cámara profesional muchos años después.

He comenzado a hacer fotos más consiente y constante desde que vine a Japón a finales del 2016. Antes había estudiado Relaciones Internacionales y ejercido en temas de Cooperación Internacional, pero de algún modo buscaba un cambio, así fue cómo llegar a este país me ha hecho mucho más observadora de detalles, de estaciones, de luces y demostrando que la inspiración también está en lo cotidiano.


Vivir en Japón despertó mi creatividad

Hoy puedo decir que los retratos son el tipo de fotografía que estoy disfrutando hacer, incorporar detalles únicos en Japón pero también jugando con la luz y el entorno.

Mi camino en la fotografía ha sido autodidacta y poco a poco he llegado a identificar cómo me gusta capturar las imágenes; la practica es super importante, pero una practica deliberada para mejorar aspectos concretos, entre composición, exposición, movimiento y post producción.

Intento combinar movimiento y naturalidad a la hora de fotografiar, y mantener la edición y el retoque lo más cercano a la realidad. Además de los retratos, la fotografía de viajes y callejera son parte también de los estilos de fotografía en los que he estado trabajando; mientras ande conmigo la cámara caminando por cualquier barrio sé que habrá alguna escena que me cautive para plasmarlo en una fotografía. Mi trabajo principalmente es con luz natural, algunas veces uso un reflector como luz de relleno, y últimamente experimento con luz flash.

Experimentando con diferentes escenarios de luz he encontrado que mí creatividad resurge cuando tengo la oportunidad de jugar con la luz y sombras, y los retratos a contraluz los integro todo el tiempo.

Mi Kit

La primera cámara réflex que usé fue la Nikon 3500 hace más de 10 años. Posteriormente, en Japon, y en un intento de enfocarme en video adquirí la Canon 80D que es formato APS-C. Desde hace más de 2 años me acompaña siempre la Canon 5D Mark IV y la continuaré utilizando. De la canon los colores y la calidez es lo que me gusta. Acompañando a mi cámara tengo 2 objetivos que llevo conmigo a cada sesión, uno fijo y otro zoom.

El principal es el Canon 85mm 1.4 que uso principalmente para retratos y para fotos donde busco que el fondo tenga esa compresión tan característica de este objetivo y el efecto bokeh para los retratos.

Y en segundo lugar utilizo el Canon 24-70mm 2.8 para cuando busco incluir y mostrar más del lugar, en espacios reducidos o que simplemente quiero usar el efecto de amplitud. Para el tipo de fotografías que realizo he encontrado que son complementarios para los tipos de fotografía que realizo.

Otros indispensables

Resido en Yokohama (a 40 minutos de la estación de Tokio) y para la mayoría de las sesiones me traslado usando el metro así que la mejor opción que tengo es usar la mochila.

Una simple mochila Lowepro Mochila Flipside me acompaña en cada sesión, es versátil y segura.

El trípode lo dejo más para autorretratos o fotografías de larga exposición, o alguna técnica que lo requiera, generalmente llevo conmigo el prisma, para fotos creativas, batería y tarjetas de memoria

También cargo conmigo un kit de limpieza y protejo cada cristal con un filtro de la marca URTH. Finalmente, decidí usar el arnés marca COIRO para sostener la cámara, siento que me da mas estabilidad dado que la cámara más el objetivo rosa los casi 2 kg.

Web y redes sociales

WEB: stephv.com
Instagram: @stephvphotographer